Hola a todos!

 

Somos Sara Gamboa y Victoria Fillippo, dos colombianas que hemos sido mejores amigas desde que estábamos en el colegio, hace más de 10 años!!! Hemos superado muchos retos en nuestra amistad, y la distancia es uno monumental.

Emigramos del país con ansias de vivir nuevas experiencias al otro lado del Atlántico. Acá hemos vivido muchas historias y aprendido cosas dignos de contar. Una profesional en finanzas apasionada por la cocina y una economista con diversos tips de viajes para compartir.

“Fillippo & Gamboa” es un blog en el que vas a encontrar desde recetas fáciles y rápidas de preparar que sacarán de cualquier apuro, tips para viajar con poco presupuesto que te ayudarán a disfrutar al máximo cada aventura; hasta proyectos DIY (Hazlo Tu Mism@) para hacer de cada lugar tu hogar. Además ya que a tod@s nos gusta quejarnos y protestar, tendremos una sección llamada Desahógate, en la que podrás escribir qué te jodió el día!!!

Esperamos que disfruten leyendo nuestro blog tanto como nosotras escribiéndolo! 

F&G

Sunshine Blogger Award – Fillippo y Gamboa

Hace un par de días nuestro blogs fue nominado para el Sunshine Blogger Award. Nosotras respondimos 11 preguntas con la que esperamos que puedan conocer más de nosotras y las disfruten tanto como nosotras respondiendolas.

Lee aquí las respuestas de Fillippo y aquí las de Gamboa

 

Qué nos espera el 2017?

Con el año nuevo se vienen nuevas expectativas siempre, especialmente después de un 2016 tan controvertido e impredecible. El 2017 puede ser el año en el que por fin cumplamos algunas metas que llevamos atrasando, obtengamos […]

Noviembre… prácticamente se acabó el año!!

Noviembre

Este mes tendremos para uds muchos posts de recetas, viajes, y proyectos DIY. Sigue leyendo nuestro blog para encontrar cada día un poco más […]

 

El éxito no es lo que parece

exito8

Teniendo una de esas conversaciones de todo y de nada llegamos a la conclusión (un poco obvia) que nadie está conforme con la vida que tiene y aunque lo esté la opinión de los demás termina por amargarle el ratico de felicidad que atraviesa […]